miércoles, 10 de enero de 2018

AXIOMAS DE LA IDEOLOGÍA DEMOCRÁTICA

AXIOMAS DE LA IDEOLOGÍA DEMOCRÁTICA

1. La Democracia es El Gobierno Del Pueblo:

Es decir, que El Pueblo se gobierna a sí mismo. Apelando a las bajas pasiones, el axioma ilógico trata la subversión sediciosa de la masa. Si el pueblo se puede auto-gobernar ¿por qué ha de gobernarte nadie? En la analogía marxista es; ¿por qué nadie ha de tener más que tú? Ambas cuestiones siguen un interés, que dimana de la subsecuente sublevación y de la anarquía. Es en sí la perpetración del caos necesario, recabando instintos primarios, para que los sediciosos; perfectamente organizados, se alcen en una nueva estructura jerárquica; dejando patente que la premisa ideológica: El Gobierno Del Pueblo, es falsa.

2. La Democracia es La Libertad:

Se relacionan, deliberadamente, los conceptos de Democracia y Libertad. Pero, la Democracia es una imposición aritmética, que identifica a la Mayoría con la Libertad. En Democracia, todo se reduce a una dualidad: el hombre libre frente al hombre que escoge al hombre. ¿Cómo se puede afirmar entonces que la democracia es la libertad, cuando se trata precisamente de todo lo contrario? Si identificásemos un objeto con determinada ideología, y otro objeto con la contraria, podríamos ser representados de esta forma. Sin embargo, el objeto, o su contrario, carecen de capacidades humanas. Por tanto, cuando optamos por una ideología, votamos a su representante, es decir, a un ser humano, y no es distinto elegir a un ser humano para ser esclavo que hacerlo para gobernar, porque la acción denigrante es que unos hombres se crean con derecho a elegir a otros hombres, por más que éstos últimos se presenten voluntariamente al proceso; y que aquellos que desean ser algo determinado no puedan serlo por sí mismos, sino por la elección de los demás.

3. Debe prevalecer el criterio de La Mayoría

En nada influye la razón o el juicio a la hora de tomar una decisión, sino que ésta será la preferida de la mayoría. Sin entrar a valorar de qué mayoría se trata, a lo único que se da importancia es a que sean muchos. Según este criterio, pongamos por caso que sufrimos en la Tierra una invasión de otro planeta, con ánimo devastador de la humanidad. Siendo muy superiores en número, les otorgamos amablemente el derecho de Sufragio, y nos ajustamos al criterio de la mayoría. Aún cuando entremos en un proceso de extinción, como consecuencia de las medidas económicas del gobierno invasor, seguiremos defendiendo la democracia porque en definitiva los extraterrestres forman parte del pueblo. Se comprenderá que es completamente absurdo basar las decisiones en el criterio de la mayoría; máxime en la actualidad española en la que se constata una inversión de la tasa de natalidad, de modo que mueren más de los que nacen, fenómeno que no es puntual sino que ha seguido esta dirección desde hace cuatro décadas.

4. El derecho de Sufragio Universal

El derecho de sufragio contiene dos derechos; activo y pasivo, es decir; a elegir y a ser elegido. Sin embargo, una vez más, si atendemos al concepto de elegir, ya sea de forma activa o pasiva, en lo que no se repara es en la significación que tiene el acto de elegir; mediante el cual, indisociablemente, se incluye y se excluye de modo simultáneo. Y ¿por qué razón hay que conceder a ningún ser humano el derecho de excluir a otro ser humano a través de su representante? La exclusión no debe ser un derecho autorizado, porque cuando ésta se realiza en base a una superioridad aritmética supone el colmo; de la desigualdad, de la ausencia de libertad, de la injusticia y de la falta de humanidad, según la cual el hombre tiene derecho a defender su integridad física y mental, y su libertad de ser lo que desee, emancipándose de la voluntad de la mayoría.

5. La Democracia no es una Ideología:

Precisamente, eludir que la Democracia sea una ideología, es un principio básico del totalitarismo; por cuanto de este modo se evita que sus axiomas puedan ser discutidos o puestos en duda. Si la democracia no es una ideología, no se trata de la imposición de la voluntad de nadie, sino de un constructo que existe por generación espontánea. Se llega incluso a comparar a la democracia con una hortaliza, a la que hay que regar a diario para que no se marchite, como si se tratase de un fruto de la naturaleza y no de una concatenación de ideas del hombre, es decir, de una metafísica creada por el hombre, que no tiene forma ni en la materia viva ni en la inerte sino en la conciencia humana. Y como tal, se trata de una ideología, y como ideología que es debe, necesariamente, ser confrontada por otra ideología diferente, con diferentes postulados y principios que puedan liberar al ser humano del totalitarismo democrático.

6. Renuncia al Derecho de Ser a favor del Derecho de Sufragio: 

Benjamín Franklin, que es considerado padre fundador de los EEUU, a pesar de no ser firmante de la Declaración de Independencia, tiene dos frases claras:  La democracia son dos lobos y un cordero votando para decidir qué se va a comer; y la libertad es el cordero, bien armado, impugnando la votación. Mientras que en la otra frase señala: Aquellos que renunciarían a una libertad esencial, para comprar un poco de seguridad momentánea, no merecen; ni libertad, ni seguridad, y acabarán perdiendo ambas. ¿Y qué mayor libertad esencial que la de Ser? El ser, lo que cada cual desee ser, emancipado de la voluntad de los demás, dentro de la moralidad; y por tanto no limitado en su libre albedrío, por la decisión mayoritaria de quienes se arrogan el derecho de elegir.

7. La Democracia es el establecimiento de unas normas para el diálogo con cualquier planteamiento ideológico:

Efectivamente, se trata entre otras cosas del establecimiento de unas normas para el diálogo, claro que siempre dejando a parte cualquier exposición que se oponga a los axiomas democráticos. En este sentido resulta muy ilustrativa la frase de un destacado comentarista político, habitual de programas de televisión, en la que dice literalmente, en una de sus intervenciones en directo: …todas las ideas en democracia son defendibles, aunque no sean razonables, y es la democracia, la que impide que aquellas ideas que atentan contra la propia democracia, no progresen… Es decir, que según este fundamentalista de la ideología democrática, si un ser humano se halla sistemática y objetivamente; excluido, vejado, ultrajado o vilipendiado merced a decisiones mayoritarias, está imposibilitado para defenderse, puesto que por más argumentos que exponga, acusando al régimen democrático de su desdicha, su voz quedará ahogada por la voluntad de la masa. Y a esto se le llama: el establecimiento de unas normas de diálogo. Pero se trata de un diálogo estéril, puesto que se incluye dentro de un marco axiomático que restringe la libertad esencial del ser humano a defender su propia integridad, obligándolo a someterse a la decisión de la mayoría, aún cuando ésta vaya en contra de su propia existencia.

8. La Democracia es la Igualdad

La naturaleza hace a los hombres diferentes. Es la naturaleza la que determina las habilidades de defensa, que permiten la supervivencia de los hombres, de modo que si hay seres humanos que poseen habilidades que superan a las de otros, estos otros poseen la ventaja de ser más numerosos; quedando compensado, de este modo, el devenir de la existencia de todos. Sin embargo, la imposición axiomática profesada en la ideología democrática; que hace prevalecer la cualidad cuantitativa sobre la cualitativa, es en esencia el establecimiento de la desigualdad de derecho; por cuanto que aquellos que son menos deberán someterse a la voluntad de los mayoritarios, produciéndose la indefensión de los que no son culpables ni de ser menos, ni de ser más habilidosos, dado que estas características han sido ya establecidas por la propia naturaleza. Todos nacemos con unas circunstancias dadas, y el hecho de nacer es en sí mismo la igualdad. La desigualdad, la establece el hombre cuando otorga ventajas, adicionales y artificiales, a quienes han nacido con la característica involuntaria de ser más numerosos.

9. Los problemas de la Democracia, se solucionan con más democracia:

Se trata del colmo del fundamentalismo, en el que no solo se establecen unos axiomas; sino que a pesar de que no admiten discusión sobre los mismos, se pretende que los problemas de este sistema; injusto, irracional, totalitario y genocida se van a solucionar con más de lo mismo, es decir, implementando aún más sus postulados, y por tanto las consecuencias perniciosas de los mismos.

10. La Democracia ha evolucionado:


Desde Pericles, suponen que la democracia ha evolucionado mucho, sin embargo, lo que está en el origen: permanece. En el origen de la democracia; está la desigualdad, está la esclavitud, está la discriminación y tantos otros perjuicios. En cuanto a esta teórica evolución, baste decir que en los EEUU los esclavos no fueron liberados de su condición hasta finales del siglo XX, dado que a pesar de que la supresión de la esclavitud se produjo en la segunda mitad del siglo XIX, ésta fue sustituida por el comienzo de las leyes de segregación. Adicionalmente se arrogan, los ideólogos del fundamentalismo democrático, la exclusiva de la evolución, negando esta capacidad a todo aquel que no comulgue con sus postulados, y a quienes consideran cavernícolas.

J.M. Mora

No hay comentarios:

Publicar un comentario